¡Bienvenidos a Luchsaugen! Espero que pases un rato agradable.

martes, 26 de marzo de 2013

Reseña: Cuentos para Marisol










Llenos de fantasía y picardía, los animales que aparecen en estos cuentos tienen los mismos sentimientos que los humanos: amor, celos, ira, amistad. Su autora, Premio Nacional de Literatura 1961, quizás nunca imaginó que ésta sería una de sus más grandes obras.





  • Autor: Marta Brunet.
  • Editorial: Zig Zag.
  • Inscripción Nº: 84.168
  • Páginas: 108
  • ISBN: 956-12-0501-6

Cuentos para Marisol es una recopilación de diecinueve cuentos infantiles/juveniles donde los protagonistas son, por lo general, animales. Basados casi en su totalidad en hechos ligados a Chile y antiguas leyendas de estos lados, dan un toque humorístico para seguir con las tradiciones y enseñanzas, además tiene una que otra ilustración.
Cuentos para Marisol se divide en dos libros, podría decirse, la primera parte corresponde a Cuentos para Marisol y la segunda a las Historias de Mama Tolita. En donde unos son cuentos para Marisol, como dice el título, y los otros son las historias que contaba Mama Tolita y que pasaron de boca en boca hasta convertirse en libro.
La primera parte, Cuentos para Marisol, se compone por seis cuentos infantiles, y el primero en ser narrado es Buscacaminos, que nos relata la historia de un búho augurador de malos presagios e infortunios, razón por la cual ninguno de los otros habitantes del bosque le tenía afecto, hasta que un día los ayuda, ya que sus ojos servían como focos y en la oscuridad logró encontrar y dirigir a salvo a varios de los animalitos perdidos y que retornaron a sus hogares sin problemas.
Le sigue la Flor del cobre, donde nos cuenta la historia de un hombre tan flojo que no hace absolutamente nada porque siempre le duele algo, hasta que un día una señora le da unas semillas en donde la planta cura todos los males, así que sin pensarlo dos veces, y al ver que eran pocas y no tendría que trabajar tanto, se decide por plantarlas y limpia una parte de su terreno, pero grande es su sorpresa al ver que las semillas no acaban nunca sino hasta que tuvo todo su campo limpio, arreglado y con una hermosa plantación que no sólo los ayudó económicamente sino que también acabó con todos los males del señor.
El tercer cuento nos relata la historia de Gazapito, un pequeño conejito blanco que deliraba por dulces, tanto así que un día se acerca demasiado a una casa de humanos guiado por el olor y ve en la ventana una torta. Ansioso, hambriento, glotón y desesperado, decide esa misma noche desobedecer a su madre y sale de casa para probar el pastel, pero se lleva una gran sorpresa al verlo en el suelo, así que se lanza a comerlo. Aunque aquello no era más que el reflejo de la luna y por eso, el cuento de Gazapito quiere comer torta, nos deja la enseñanza a ser pacientes y moderados, porque a veces los ojos engañan cuando estamos cegados con cosas que quizás no existen.
Yo sí… Yo no, decían un matrimonio de sapos mientras peleaban. Todo había comenzado cuando el señor sapo se quedó conversando en la ciudad y la señora sapa en casa y con el almuerzo servido, como siempre, aunque esta vez se cansó y salió, para que así el sapo se quedara con hambre. Cuando regresó la discusión llegó a tal punto que sólo decían «Yo sí… Yo no» sin parar. Y fue tanto que lo repitieron una y otra vez, día tras días sin llegar a ningún acuerdo, que el gran Hacedor se enojó y los castigó para que sólo pudieran decir eso por el resto de sus vidas y todos sus descendientes portarían el mismo castigo.
En ocasiones cuando desaparece una oveja y es devuelta a su rebaño, a los pastores se les viene el recuerdo del cuento Mamá Condorina y Mamá Suaves-Lana, porque nos relata cuando papá Condor buscando alimento para su familia robó una oveja llamada Suaves-Lanas, pero que al momento en que mamá Condorina escuchó que la oveja había dejado un bebé solito y desamparado, envió de vuelta a su esposo con la carga, porque ella, como madre, no quería que algo así le sucediera a sus pequeños hijos.
Siempre se ha dicho que los gatos son traicioneros, burlescos, molestosos, glotones, vienen sólo cuando les conviene y un largo etcétera. Pero La terrible historia de don Gato-Glotón ha dado la vuelta al mundo, un gato acostumbrado siempre a lo mejor en todo, cayó en la trampa de otro no tan afortunado y medio muerto de hambre, porque la avaricia siempre quiere más, y don Gato-Glotón era más que todo avaricioso, por eso cuando el otro ideó aquella trampa, don Gato-Glotón cayó redondito siendo esto su perdición.

Las Historias de Mama Tolita comienzan relatando la Historia de Sapete que se enamoró del Sol. Sapete no era más que un sapo joven que vivía en el fondo de un pozo y que se deslumbraba por el ir y venir del balde. Un día se mete dentro y sale a la superficie donde conoce al sol, asombrado piensa que éste no es más que un enorme balde, así que decide ir a conocer ese pozo, lo que no sabía es que aquello sólo lo llevará a un triste, pero feliz final.
La historia de por qué la Loica tiene el pecho colorado es una de las que más participa el humano, porque relata la historia de cómo un hombre cazador se dispone a dispararle a una loica distraída, pero por males del destino termina disparándose a sí mismo porque la escopeta estaba mala. Por el ruido del disparo la loica joven se asoma a mirar y al ver al hombre herido se acerca y lo ayuda llevándole agua. El resto de la naturaleza hace lo suyo y logran que llegue ayuda humana. Como recompensa por lo sucedido, y como el pecho del avecilla había quedado manchada de rojo a causa de su acercamiento al herido, el gran Hacedor le deja esa marca para que todos sepan que fue la loica quien ayudó al hombre cuando intentaba cazarla.
La primera, segunda y tercera historia de perros y gatos nos cuentan tres diferentes razones de por qué estos dos animales se odian tanto. La primera historia transcurre en China, donde un matrimonio que tiene un gato y un perro se ve en la necesidad de vender un anillo de virtud que no sabía que tenía poderes. Pero el gato sí y va junto al perro a buscarlo, aunque en el camino el gato engaña al perro y los amos piensan que sólo el gato se merece los créditos, así que mientras el estafador come tranquilo en casa, el engañado es corrido a palos hacia afuera. La segunda historia transcurre en el Arca de Noé, donde al gato le dan el cuidado de las pulgas, pero como lo molestaban tanto decidió decirle al perro que las cuidara por unos minutos mientras él descansaba, pero esos minutos se hicieron eternos y Noé, enojado, castigo a ambos, al gato por ser un aprovechado y al perro por ser tan bobo y dejarse engañar por el gato. La tercera historia es chilena y demuestra que solo el quiltro chileno (perro callejero comúnmente una mezcla de razas) es el único perro que resulta ser más inteligente que el gato, y todo ocurre en el Paraíso, porque ambos animales eran las mascotas de Adán y Eva, y cuando ellos salían, el gato quedaba a cargo de la casa por ser más casero y el perro de la entrada. Pero un día los amos se tardaron más que de costumbre y a ambos les empezó a dar hambre, aunque el gato se negaba a aceptarlo por flojo y no querer prepararse nada, así que el perro se puso de pie y se dispuso a preparar algo para ambos, aunque lo que realmente hizo fue comerse un poco de lo que Eva tenía para el invierno y hacer una trampa que dejó al gato atrapado en el plato. Tantas fueron sus risas y el enojo del gato, que cuando llegaron Adán  y Eva el perro salió corriendo por el miedo y llegó hasta Chile, de donde nunca más se movió.
La señora Rata era una señora que siempre ahorraba un poquito para después, por eso en La historia de la señora Rata del pueblo de los ratones le rinden tributo, y no es para menos, porque gracias a ella siguen con vida. Resulta que un día se quedaron sin comida, pero como ella siempre guardaba un poco para después a pesar de las burlas de todos, tuvieron para vivir lo suficiente hasta que la comida regreso al pueblo.
En ocasiones los niños suelen ser tan miradores en menos con los que tienen alrededor, que no se miden en sus palabras, pero a veces hay uno más listo que suele dejar callado a ese con aires de grandeza, como lo que ocurre en La historia que pasó no más, donde se cuenta lo que ocurre en un cumpleaños infantil, donde un rubiecito como canastillo de oro mira en menos al resto por ser morenos, pero uno más vivaracho le responde con tanta elocuencia y fervor que logra dejarlo callado y sin que vuelva a pronunciar palabra alguna.
Muchas historias a lo largo del mundo existen sobre los engaños entre animales, pero La historia del ratón que engañó a la zorra, sólo hay una y es ésta: se dice que un día iba el ratón muerto de hambre pensando en que la enorme luna era un queso, en eso se encuentra a doña zorra que portaba un pedazo bastante grande de queso. Al ratón, que se le hizo agua la boca, comienza a decirle cosas, pues bien es sabido por todos que los zorros son ambiciosos, hasta que logra engañarla y quedarse con lo que deseaba: el queso.
La historia con dos gatas, es, quizás, la más triste de todas las historia de Mama Tolita. En ella se relata cómo dos gatas se pelean por uno de los bebés, ya que ambas tienen un crío pero uno se muere. Tanta fue su pelea que tuvieron que separarlas las dueñas, a punta de palos y agua. Ambas gatas quedan heridas, pero la madre del gatito es la que más sufre las consecuencias y viendo que moría y al no querer dejar a su gatito solo, decide dárselo a la otra gata para que lo cuide como si fuera el que ella perdió.
¿Alguna vez nos hemos preguntado qué pasó con el lobo luego de que el cazador le sacara de su estómago a la abuelita y Caperucita? Mama Tolita sí lo hizo y lo contó en La historia del lobo cuando enfermó. Resulta que el lobo comió tanto que un día ya no pudo más y enfermó, cayendo postrado en su cama, pero Caperucita lo vio y le contó a su abuela, ambas siendo tan buenas fueron a verlo y a ellas se les unió una gran comitiva de animales del bosque, todos dispuestos a ayudar y servir al lobo para que estuviera bien pronto, y tanto fue su afán en ayudarlo, que a los pocos días ya estuvo bien y nunca más volvió a comer animales y sería un lobo bueno.
Siempre en las familias está aquella señora que a todo dice que no porque puede pasar una y otra cosa, y en La historia de sapos no es la excepción, allí había una señora sapa que todo el tiempo se llevaba regañando y regañando, porque comían, porque se bañaban y hasta porque respiraban, pero dicen que el miedo cura todos los males, y por lo menos con ella funcionó muy bien, ya que no volvió a molestar a nadie luego de aquel salto que dio a causa del susto que le propinaron.
La avaricia del hombre es tanta que siempre llega hasta los lugares menos esperados, es así como lo cuenta La historia de los Albatros sabios, porque ellos vivían en una isla donde no eran molestados por los humanos y llevaban una sana convivencia, hasta que un día llegó del continente un barco cargado del sucio dinero para uno de los moradores. Sin saber qué hacer con él y al recibir influencias de afuera de la isla, el señor se comenzó a apoderar de todo, ya que también el resto de las personas se vio abducida por ese resplandor dorado, y tan pronto como lo tuvo todo, quiso más, pero los demás residentes ya no tenían nada y todo lo que hacían debían dárselo o vendérselo a aquel heredero. Pero los albatros sabios se pusieron en acción y arreglaron todo, porque al fin y al cabo la naturaleza siempre ha sido más sabia que el Hombre, a pesar que éste diga lo contrario.
La historia de los amigos de Azulina, es otra de las pocas en que los animales y flora interactúan con humanos. Esta historia nos relata que Azulina tendrá un hermanito pero no sabe qué regalarle y se pone triste, sus amigos de la flora y fauna sin saber qué le pasa, lo averiguan y le hacen un regalo para que vuelva a sonreír: le tejen un presente para su hermanito, en donde cada uno de ellos pone algo, la araña teje, la rosa le da el aroma, la oveja la lana y etcétera.





Los cuentos para Marisol fue un libro que conocí a muy temprana edad, ya que en el colegio me hacían hacer copias para reforzar la caligrafía y porque mis papás solían leerme bastante para hacernos dormir, es por eso que esta recopilación de cuentos son especiales para mí.
Si bien algunos son muy parecidos a otros que existen alrededor del mundo, no se debe olvidar que están basados en leyendas y cuentos que se han trasmitido de generación en generación y que han pasado por el inconsciente colectivo de muchas personas, algunos cuentos han sido contados de múltiples maneras, como el de la Loica, yo lo sabía de esa manera y dos más, pero todas con la misma base.
Quizás sea un poco difícil calificar de bueno o malo un libro de cuentos, pero teniendo en cuenta las enseñanzas que deja y cómo está relatado resulta un poco más simple, es un libro bueno y entretenido para los niños, yo disfruté bastante con él cuando era más pequeña, y ahora que lo volví a releer me volvió a encantar. Quizás lo único que ya no me gusta tanto es el hecho de mencionar tanto a las criaturas divinas, pero eso es ya porque mi mente se forjó una imagen diferente y mis creencias cambiaron con respecto a cómo veía las cosas veinte años atrás.
Si tienen tiempo y quieren recordar aquellos cuentos que les contaban sus abuelas o las señoras de por allí, no se arrepentirán de leer Los cuentos para Marisol, y quizás hasta le roben alguna lágrima recordando su niñez.

Mi calificación: